CERTEZA ABSOLUTA DE CURACIÓN

Por el Maestro Claude Sabbah

De tanto ver pasar personas por mi consulta, me he hecho la siguiente pregunta:
“¿porqué hay tantas divergencias? ¿Por qué éste se cura y por qué ese otro no, cuando los dos tienen la misma enfermedad, que hemos encontrado el invariante universal trasladado al modo biológico teniendo en cuenta la historia personal de cada cual y que cada uno ha recibido la llave de su conflicto principal?”. En efecto, me he dado cuenta de que la curación se obtiene en un “basculamiento” total. Para esto hay que respetar imperativamente dos cosas:

1) Solucionar el conflicto, puesto que si no solucionamos el conflicto la enfermedad sigue activa,
2) Nosotros los humanos debemos tener la certeza absoluta de curación.

Imaginemos una lámpara encendida. Cuando está encendida, la enfermedad funciona. Si soluciono mi conflicto aprieto el interruptor. La lámpara se apaga. Pero sigue conectada. Así pues, si vuelvo a darle al interruptor, se vuelve a encender. Para que no se vuelva a encender, hay que quitar el enchufe.

Para curarse del todo, hay que quitar el enchufe. Es la duda la que mata.

Cuando examinamos a un paciente, vamos a ver lo que ocurre en su cabeza. Cuales son las dudas que le impedirán bascular y curarse. En principio, existen 4:
– El paciente puede dudar del sistema
– El paciente puede dudar de la gravedad anunciada
– El paciente puede dudar de sí mismo
– El paciente tiene esperanzas de curarse:
Esta es una gran trampa puesto que va a dudar así que no va a curarse porque “tengo la esperanza de curarme”. Esto parece positivo, pero si miramos el peso de las palabras, es una frase en la que en verdad no hay ninguna negación, pero no hay una real afirmación: parece positivo pero es el señuelo de la frase.

Siempre hay que ver el segundo sentido escondido en la frase. ¿Qué representa exactamente “tengo esperanzas de curarme?” Si tienes esperanzas de curarte, es que tan sólo tienes esperanzas de curarte y no tienes todavía la certeza absoluta de tu curación.

El verdadero peso de esta frase, es un peso negativo: así que dudo. Cuando estás seguro de curarte ya no tienes necesidad de esperanzas, así que ya has basculado.

Tenemos siempre que terminar la frase como si no estuviera realmente terminada, como si hubiera puntos suspensivos tras la última palabra y para nosotros, debemos poner sobre esos puntos suspensivos las palabras que dan la conciencia de la realidad que expresan esas palabras.

La frase “tengo esperanzas de curarme…” representa pues realmente el inconsciente en el cerebro del paciente: “Tan sólo tengo esperanzas de curarme… así pues no tengo todavía la certeza absoluta, ¡así que dudo!

Cuándo tengo la certeza, ¡me curo! Esto pertenece al ámbito de la fe.
Cuando tengo la esperanza, ¡no me curo! Esto pertenece al ámbito de la creencia.

Veamos algunos aforismos fundamentales en términos de certeza motor de curación:

“La certeza es lo opuesto a la duda, ¡la duda es el peor de todos los males, puesto que los supone a todos!” (La Roche Foucault)

“Es por la noche cuando es bonito creer en la luz” (Edmond ROSTAND)

“Lo contrario del Amor, no es el odio, sino el miedo” (Dr. Ghislaine Lancktot) “Es el conocimiento el que libera y el Amor el que cura”.

Si una persona está enferma, aunque sólo sea un poquito, si sigue teniendo problemas en su vida diaria, no ha realizado los cambios suficientes para eliminar su conflicto entonces seguira enfermo hasta tanto lleve a cabo esa resolución.

Pero si todavía DUDA, no ha encontrado la certeza absoluta de curarse por lo que no se curará.

Claude Sabbah

La Biología Total de los Seres Vivos es un concepto desarrollado por el Dr. Claude Sabbah, fruto de más de 35 años de estudios y experiencias. Además de su formación médica (especialista en oncología, medicina de emergencia, deportólogo, medicina hiperbárica y psicoterapia) Claude Sabbah es un investigador, master en PNL y orador de renombre mundial.

La Biología Total o Decodificación Biológica integra los conocimientos procedentes de diversas áreas de especialización médica, reconocidas investigaciones científicas y diversas observaciones del reino vegetal, animal y humano. El concepto arroja luz y comprensión sobre el funcionamiento normal de un ser vivo, la forma en que se enferma y cómo es posible recuperar la salud y el bienestar.

El Dr. Hamer ha sido un importante punto de inflexión durante la práctica médica de Claude Sabbah con sus hallazgos a través de la Nueva Medicina Germánica. El Dr. Hamer ha descubierto el funcionamiento de la tríada psique, cerebro y cuerpo (entre 1978 y 1983 ). En sus libros el lector se introduce en los hallazgos de Hamer, uno de ellos es el siguiente: el cerebro es la central de control del cuerpo y la enfermedad es un programa que el cerebro puede ejecutar en circunstancias de estrés extremo o conflicto muy significativo experimentado por un ser viviente. El cerebro puede interrimpir este mismo programa de la enfermedad tan pronto como el conflicto que desencadenó la enfermedad de la criatura se ha resuelto o eliminado. Claude Sabbah durante sus seminarios reconoce con respecto al Dr. Hamer y sus resultados quien ya debería haber recibido el Premio Nobel de Medicina.

Claude Sabbah ha aplicado estos hallazgos a partir de 1985, desde entonces con años de práctica médica y con la cooperación de muchos otros investigadores y científicos, ha establecido el concepto de Biología Total que integra: la nueva medicina del Dr. Hamer, la medicina moderna occidental y la medicina asiática, la observación de las Leyes Biológicas de la Flora y Fauna, los ciclos biológicos celulares memorizados, la PNL, el concepto de mini- Maxi esquizofrenia, Psicogenealogía, entre otros.

 

La Biología Total, nos permite una gran comprensión sobre cómo ayudar a una persona a tomar conciencia de los traumas emocionales detrás de cualquier condición o patrón, mediante la conexión de la persona con sus propias raíces (historia, línea de tiempo de la vida, proyectos, familia, etc.).

A través de la comprensión, el paso final para el cliente es llegar a una solución a la situación de conflicto, ya sea en la práctica o por su superación, y finalmente dejar ir las emociones.

El objetivo de la terapia es utilizar las herramientas necesarias para ayudar a la persona a que acceda a su propia curación. Esta es la razón por la cual la Biología Total alienta al cliente a mantenerse en contacto con su médico para el control de su tratamiento con medicina convencional y al mismo tiempo el uso de terapias que contribuyen a resolver el trauma emocional detrás de la enfermedad.

 

Taller de Biodecodificación – Buenos Aires

VIERNES 5 DE JULIO DE 2013   –   DE 19,30 A 23 HS
LUGAR: Av. Corrientes 5479 – 3 piso – Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina

CONTENIDO: EXPLICACIÓN DEL FUNCIONAMIENTO DE LA BIOLOGÍA TOTAL/ BIODECODIFICACION, COMO LAS ENFERMEDADES Y FORMAS DE SER EN LA VIDA SON CODIFICADAS EN EL INCONSCIENTE,Y QUE PODEMOS HACER CON ELLAS.

EJERCICIOS VIVENCIALES BASADOS EN BIODECODIFICACION, PNL,COACHING Y DECODIFICACIONES GRUPALES.

CONOCE COMO LA ENFERMEDAD ES UNA SOLUCIÓN BIOLÓGICA QUE ENCUENTRA NUESTRA MENTE.

IMPORTANTE: La descodificación biológica es un acercamiento que no reemplaza a una consulta médica o de cualquier otro profesional de la salud. No reemplaza sus praxis ni sus prescripciones. No es ningún tratamiento médico, ni hace ningún diagnostico médico.
La Descodificación Biológica es una forma de observar la enfermedad. No es ninguna promesa de sanación definitiva, no es una verdad, ni una certidumbre. Se ha de experimentar.
Es un campo de hipótesis que solo el paciente que lo practique podrá confirmar.
No creas nada, experimentalo y saca tus propias conclusiones !!

A cargo de: ALEJANDRA AITA, Terapeuta decodificadora Biológica, Biodecodificación enfermedades, Profesora UNR Catedra de Farmacologia, Medica toxicologa, emergentologa y clínica Geriatra. Directora de consultora CPAR, Coach Ontológico profesional.

FABIAN GARELLA, Terapeuta Decodificador Biológico, Biodecodificación enfermedades, Consultor en Inteligencia Emocional, Flores de Bach, Reiki, Terapia Transpersonal, Analista de Sistemas.

ARANCEL $130

INSCRIPCIONES PREVIAS EN
CABA: Av. Corrientes 5479 – 3 piso – C1414AJH – CABA, Argentina
Tel: (5411) 2059 3234 – Lunes a Viernes de 14 a 20 hs.
E-mail: info@growconsultora.com.ar

CONTACTO EN ROSARIO
Alejandra: 341-3313355
Natalia 341-3966458
Julieta 341-5886979
consultoracpar@hotmail.com
info@consultoracpar.com.ar

NOTA DE IMPORTANCIA:
EL SÁBADO 6/7/13 HAREMOS DECODIFICACIONES PERSONALES PARA LO CUAL SE DEBE PEDIR TURNO ANTICIPADAMENTE.
– ALEJANDRA AITA: 341-3313355 /amjf36@yahoo.com.ar/ facebok :alejandra aita
– FABIAN GARELLA: 341-5004004/ contacto@fabiangarella.com.ar / facebok: Fabian Garella
El arancel se coordina con el decodificador.

PALABRAS DE OTROS AUTORES:

La Biología Total de los Seres Vivientes es la reunión de varios conceptos científicos que nos permite comprender la mecánica emocional que da origen a las enfermedades y los comportamientos.

La simpleza y precisión con que el cerebro biológico actúa en pos de lograr su único objetivo, el mantenernos vivos en el instante siguiente, explica en todos los casos la aparición de respuestas biológicas inhabituales, que solemos llamar “enfermedades” o “patologías”.

Nada en la Naturaleza escapa a las leyes biológicas y mucho menos las enfermedades. Todas son programas perfectos de supervivencia perfectamente orquestados y definidos por el cerebro.

Si tomamos en cuenta la cantidad de seres vivientes que se enferman rara vez mientras que los seres humanos coleccionamos patologías de todo tipo, es fácil comprender que lo que nos diferencia de los otros seres vivientes debe estar al origen de las mismas. Por supuesto, una intoxicación externa producirá un conflicto biológico puro, como ingerir sustancias tóxicas, comer en demasía o la falta de comida, o la falta de líquido o el exceso de frío o de calor. Pero un conflicto psicológico va a explicar la gran mayoría de los conflictos biológicos.

La razón de tal situación es la automatización de los reflejos de supervivencia de nuestro cerebro que analiza todo dato que recibe del organismo, ya sea a través de los sentidos, de los sensores celulares y, a diferencia del resto de los seres vivientes, de su pensamiento analítico.

Para el cerebro automático, el tener el estómago obstruido por un bolo alimenticio demasiado grande y difícil de digerir es un dato que recibe de los sensores de las células estomacales. La solución es producir células de alta performance en la producción de ácido clorhídrico para poder digerir lo que obstruye y pone en peligro la vida del ser viviente. Ese grupo de células es llamada en medicina “cáncer” y tratado como una anarquía natural.

La Biología Total demuestra que no solamente no es una anarquía sino que además es de una precisión extraordinaria. El cerebro automático no piensa, solo colecciona y analiza datos con los cuales generará programas especiales de supervivencia en caso de ser necesarios. Para él, es lo mismo que los sensores de sus células estomacales le digan: “no puedo digerir” a que lo haga la mente cuando una situación de fuerte estrés, que supera el nivel de tolerancia, es vivida con la siguiente interpretación racional: “no puedo digerir… lo que me hicieron”.

El cerebro, automáticamente, enviará la orden de generar la solución biológica de supervivencia para el “no puedo digerir”, es decir, un adenocarcinoma.

Ninguna enfermedad es anárquica, todas tienen orígenes precisos y aunque no siempre esos orígenes son evidentes y fáciles de encontrar, siempre responden a una tonalidad conflictiva en función de la vivencia que se dió a ese conflicto.

Mientras creamos que las enfermedades son maldiciones, lo seguirán siendo. Cuando comprendamos que son solo programas biológicos que pueden ser desactivados, enfermaremos mucho menos.

La enfermedad es un conflicto entre el espíritu y el alma.
La curación final y total viene del interior.
Edward Bach

No se curará de sus enfermedades, son las enfermedades que lo curarán.
Karl-Gustav Jung

El sistema respirtatorio

El aparato respiratorio está dominado por las nociones de espacio, libertad y seguridad. Cuando estas necesidades no se satisfacen, el ser vivo codifica un órgano u otro del aparato respiratorio, dependiendo de la intensidad del conflicto.

· La nariz: el órgano más adelantado, señala hacia el mundo exterior. El olfato es el primer sentido que detecta el peligro ya que (junto con el oído) sigue funcionando durante el estado de coma. Los problemas de rinitis y sinusitis están relacionados con conflictos de hediondez: (Esto me huele mal), tanto en sentido literal como en sentido figurado (peligro, angustia, inquietud). Dependiendo de la intensidad, durante la primera fase la nariz no funciona (rinitis) y el olfato desaparece; si el sentimiento es aun más fuerte, el resultado es una sinusitis.

· La faringe: es la encrucijada donde están las amígdalas, que corresponden al conflicto endodérmico de querer atrapar el pedazo de comida.

· La laringe: miedo cerval; grito de socorro.

· Los bronquios: peligro en el territorio, disputas.

. Músculos de los bronquios y la laringe (asma): conflicto respiratorio vivido de manera motriz: (Quiero y no quiero un espacio; quiero y no quiero gritar).

· La pleura: protección de los pulmones y los bronquios. Corresponde al conflicto: (Debo protegerme el tórax).

El aparato digestivo

Los conflictos que afectan al aparato digestivo generalmente están relacionados con todo lo que se puede reunir bajo el término genérico de pedazo: el pedazo a atrapar, a ingerir, a asimilar y a eliminar.

· La lengua: el sabor de las cosas. (La vida ya no tiene buen sabor.) Si este musculo se ve afectado, se desarrolla una desvalorización relacionada con el hecho de utilizar la lengua para, por ejemplo, hablar.

· Las encías: (Mi palabra ya no tiene importancia).

· Los dientes: (No tengo derecho a ser agresivo; no me permito ser mordaz).

· El esófago: está formado por dos partes. La parte superior (ectoblástica) corresponde al conflicto: ((Me imponen algo, me atiborran como a un animal y no me apetece lo que me imponen, no puedo aceptarlo pero me veo obligado a tragármelo)); y la parte inferior (endoblástica), que corresponde al conflicto inverso: (Quiero atrapar el pedazo, pero no lo tengo).

· El estomago: está formado por dos partes. La pequeña curvatura: (Contrariedad en el territorio. Me imponen a alguien a quien no puedo tragar). Ulceras. Y la gran curvatura: conflicto de escasez + conflicto indigesto (comportamiento inaceptable).

· El intestino delgado: conflicto de escases (más profundo) + conflicto indigesto.

· El colon: conflicto de (suciedad). Cuanto más profunda es la enfermedad, más grave es el conflicto. En la primera parte del colon, se trata de conflicto de (engaño). Cuanto más cerca al sigmoideo, se trata de (cochinadas), (malas jugadas) marranearías cada vez mas (asquerosas) y (podridas), hasta llegar al sigmoideo y al recto, donde los conflictos son tan desagradables que la única solución es evacuarlos. Existe esta coloración suplementaria de querer evacuar.

· El recto: la parte final (ectodérmica): conflictos de identidad dentro del territorio. ((estoy al límite, mi lugar no está dentro de este territorio.)) (hemorroides en fase de reparación).

· El hígado (masa): un conflicto de miedo a la falta de comida, de lo esencial para sobrevivir.

· El páncreas: tiene la mima colocación que el hígado, pero con un vacio en la parte superior. Son los conflictos más intensos y, a menudo, están relacionados con la familia y el dinero.

· Vías biliares: conflicto de cólera, rencor y justicia.

· El peritoneo: (protección de los intestinos y del abdomen). Miedo por los órganos abdominales.

· El apéndice: dentro del gran tubo que es el aparato digestivo, que va desde la boca al ano, existe un pequeño callejón sin salida: el apéndice. La descodificación de este órgano corresponde a los conflictos de engaño, un pequeño ((castigo)) vivido dentro de un callejón del que no se puede salir. Un ejemplo: una niña sufrió un ataque de apendicitis y estuvo a punto de ser hospitalizada. Mientras su madre le hacía preguntas, ella le confesó el drama que había vivido en clase. Se sentaba en primera fila, porque le gustaba ver bien la pizarra. Al fondo de la clase había un niño muy rebelde y la profesora, para controlar mejor, lo puso en el sitio de la niña, que vio relegada a la última fija de la clase, algo que vivió como un castigo, un acto de alineación contra el que no podía hacer nada. A los pocos minutos, después de haber explicado la historia, el dolor empezó a ir a menos; una hora después, se levanto y empezó a caminar. Al final, no la tuvieron que llevar al hospital.