Conferencia en Córdoba Capital

Nueva Conferencia el 4 de Marzo en Córdoba Capital: “El Sentido Biológico de la enfermedad”.

La enfermedad no es un “error” sin sentido de la biología, sino un programa especial creado por la naturaleza en el curso de millones de años de evolución que nos permite sobrellevar situaciones de estres; son programas maravillosos, y si los entendemos correctamente, le proveen al individuo, de un método para enfrentar y superar circunstancias “de emergencia”.

Una conferencia para comprender los conceptos de la Decodificación Biológica, el funcionamiento biológico de las enfermedades en nuestro cuerpo y cómo hacer para revertirlas.

Conferencia Córdoba Marzo

CERTEZA ABSOLUTA DE CURACIÓN

Por el Maestro Claude Sabbah

De tanto ver pasar personas por mi consulta, me he hecho la siguiente pregunta:
“¿porqué hay tantas divergencias? ¿Por qué éste se cura y por qué ese otro no, cuando los dos tienen la misma enfermedad, que hemos encontrado el invariante universal trasladado al modo biológico teniendo en cuenta la historia personal de cada cual y que cada uno ha recibido la llave de su conflicto principal?”. En efecto, me he dado cuenta de que la curación se obtiene en un “basculamiento” total. Para esto hay que respetar imperativamente dos cosas:

1) Solucionar el conflicto, puesto que si no solucionamos el conflicto la enfermedad sigue activa,
2) Nosotros los humanos debemos tener la certeza absoluta de curación.

Imaginemos una lámpara encendida. Cuando está encendida, la enfermedad funciona. Si soluciono mi conflicto aprieto el interruptor. La lámpara se apaga. Pero sigue conectada. Así pues, si vuelvo a darle al interruptor, se vuelve a encender. Para que no se vuelva a encender, hay que quitar el enchufe.

Para curarse del todo, hay que quitar el enchufe. Es la duda la que mata.

Cuando examinamos a un paciente, vamos a ver lo que ocurre en su cabeza. Cuales son las dudas que le impedirán bascular y curarse. En principio, existen 4:
– El paciente puede dudar del sistema
– El paciente puede dudar de la gravedad anunciada
– El paciente puede dudar de sí mismo
– El paciente tiene esperanzas de curarse:
Esta es una gran trampa puesto que va a dudar así que no va a curarse porque “tengo la esperanza de curarme”. Esto parece positivo, pero si miramos el peso de las palabras, es una frase en la que en verdad no hay ninguna negación, pero no hay una real afirmación: parece positivo pero es el señuelo de la frase.

Siempre hay que ver el segundo sentido escondido en la frase. ¿Qué representa exactamente “tengo esperanzas de curarme?” Si tienes esperanzas de curarte, es que tan sólo tienes esperanzas de curarte y no tienes todavía la certeza absoluta de tu curación.

El verdadero peso de esta frase, es un peso negativo: así que dudo. Cuando estás seguro de curarte ya no tienes necesidad de esperanzas, así que ya has basculado.

Tenemos siempre que terminar la frase como si no estuviera realmente terminada, como si hubiera puntos suspensivos tras la última palabra y para nosotros, debemos poner sobre esos puntos suspensivos las palabras que dan la conciencia de la realidad que expresan esas palabras.

La frase “tengo esperanzas de curarme…” representa pues realmente el inconsciente en el cerebro del paciente: “Tan sólo tengo esperanzas de curarme… así pues no tengo todavía la certeza absoluta, ¡así que dudo!

Cuándo tengo la certeza, ¡me curo! Esto pertenece al ámbito de la fe.
Cuando tengo la esperanza, ¡no me curo! Esto pertenece al ámbito de la creencia.

Veamos algunos aforismos fundamentales en términos de certeza motor de curación:

“La certeza es lo opuesto a la duda, ¡la duda es el peor de todos los males, puesto que los supone a todos!” (La Roche Foucault)

“Es por la noche cuando es bonito creer en la luz” (Edmond ROSTAND)

“Lo contrario del Amor, no es el odio, sino el miedo” (Dr. Ghislaine Lancktot) “Es el conocimiento el que libera y el Amor el que cura”.

Si una persona está enferma, aunque sólo sea un poquito, si sigue teniendo problemas en su vida diaria, no ha realizado los cambios suficientes para eliminar su conflicto entonces seguira enfermo hasta tanto lleve a cabo esa resolución.

Pero si todavía DUDA, no ha encontrado la certeza absoluta de curarse por lo que no se curará.

LA OBESIDAD

Por Dr. Salomon Sellam

Desde el punto de vista simbólico, las personas que engordan, en realidad lo que hacen es “protegerse” de los demás, o de algún tipo de situación o trauma instaurado en su cabeza.

En la obesidad no se acumula masa ósea, ni muscular, ni se agranda ningún órgano, ni se llena ninguna cavidad de aires malignos. Lo único que se acumula bajo la capa de la piel es una cantidad de grasa (energía estancada) que no se va a usar y se retiene una cantidad de líquido (emociones tóxicas), que el organismo no puede eliminar.

Las células del cuerpo de una persona obesa, obedecen una orden de acumular grasa, y como sea, de no soltarla, no “quemarla”. Centrándonos en la grasa, ésta podría considerarse como un elemento comodín que el cuerpo, obediente como marinero a las órdenes del patrón, el inconsciente, las sitúa estratégicamente con distintas intenciones, tantas como obesos.

Tres ejemplos:1.- En el abdomen, para defenderse de ser adulto. Tomamos forma de bebé barrigón. Puede que el árbol ataque a los niños cuando “espigan”. En el abdomen también, para simular un embarazo. El árbol te acepta como madre, no como mujer.

2.- En las caderas y muslos para ocultar el talento creativo y la libertad de expresión artística. El árbol asignó a otra persona este territorio, o hay una prohibición total al desarrollo libidinal, en beneficio de otro de los egos, por ejemplo el intelectual o el material.

3.- En todo el cuerpo a consecuencia de un abuso sexual. Puede provocar que asociemos “la belleza” con “la agresión”. Es decir, si soy bella soy blanco de agresiones sexuales, por lo tanto engordo y de ese modo nadie me mirará, ni me deseará sexualmente. Es una forma de defensa para estar a salvo.

Desde la perspectiva de Naska Groppaglio, la obesidad, así como la delgadez, las jorobas, etc. se utilizan para integrarse en el “clan familiar”. Cuando no hay suficiente espacio en familias con muchos hijos, cuando uno nace no deseado, del sexo opuesto al esperado, es posible que el cerebro más primitivo encuentre estrategias de supervivencia que responden a estos patrones.

También hay personas que establecen su prioridad en el ahorro, en no gastar ni un centavo. Son las personas que no invierten, sólo acumulan. La obesidad podría ser un síntoma de esa disposición, del miedo a que le falte. Como un seguro a todo riesgo, donde la grasa es “el seguro”.

Detrás de la obesidad también puede haber una madre dominante, posesiva, que ejercía un control estricto sobre su alimentación, sus pensamientos, sus sentimientos y su creatividad. En este sentido, la obesidad representa una oposición inconsciente a la autoridad materna que abusó de nosotros. Un ejemplo puede aclararlo: Una niña empezó a engordar para que su madre la quisiera y se preocupara de ella como de su abuela que había enfermado y ahora estaba en su casa robándole toda la atención.

Alejandro Jodorowsky dice que cuando uno sufre un abuso, eso se sigue repitiendo. Hay que eliminar de la mente el símbolo del abuso y romper la fijación con un acto psicomágico. En este caso le recetó que comprara tantos kilos de huesos para perros como los que ella tenía en estos momentos de sobrepeso. Llevar toda esa carga en una carretilla hasta el cementerio donde estaba enterrada su abuela y decirle: ” abuelita, estos kilos son tuyos, no son míos, me libero de esta carga” También debería llevar miel para endulzar y que no fuera un acto hostil.

Decodificación: Diabetes

Las enfermedades sistémicas son las que se presentan en varias generaciones en un mismo sistema familiar. Cuando aparecen este tipo de enfermedades, generalmente es porque los miembros están honrando inconscientemente el dolor de un ancestro.

Por ejemplo, observando a la Diabetes como enfermedad sistémica, existen ancestros que por una u otra razón se vieron obligados a dejar su país o su región a causa de un peligro inminente que amenazaba sus vidas o la supervivencia de su clan.

Es el caso de la mayoría de los inmigrantes que llegaron a Latinoamérica luego de las guerras mundiales, sin dejar de citar los conflictos internos de muchos países que han llevado a confrontaciones violentas, y estas personas debieron partir de una región a otra dejando todo atrás, sus propiedades, sus amigos, y todo el resultado de su trabajo, para llegar a un nuevo lugar a empezar de nuevo; desafortunadamente, la mayoría no corrió con suerte y pasaron de tener una estabilidad familiar, económica, y social, a la total incertidumbre. Esta situación causó en esos abuelos muchas angustias, preocupaciones, sentimientos de injusticia y dolor, y es precisamente la sumatoria de dichos sentimientos lo que genera en sus hijos, nietos, y bisnietos por ejemplo la aparición de la Diabetes como enfermedad sistémica, ya que inconscientemente les permite honrar así, el dolor de sus ancestros.

Decodifiquemos la Diabetes:
Cuando los ciclistas suben a la montaña generalmente comen bocadillos dulces, o bananas, ya que el dulce como tal, forma en nuestro organismo un ¨banco de Glucosa¨, la glucosa es fuente de energía, y cuando el cuerpo es sometido a un sobre-esfuerzo, inmediatamente acude a dicho ¨banco de energía¨ el cual es de fácil acceso; así, que el organismo lo utiliza para poder RESISTIR.

La persona con Diabetes, sube su nivel de glicemia, formando un ¨banco de energía¨ para poder RESISTIR. Es decir que en primer lugar la DIABETES obedece a un conflicto de RESISTENCIA, y cuando varias personas de una misma familia la presentan en diferentes generaciones, es porque atrás (un ancestro), debió hacer uso de la RESISTENCIA.

En el caso de los abuelos que debieron irse de un lugar a otro dejando todo atrás, aparece esta enfermedad repetidamente, ya que fueron ellos los que debieron hacer uso de la resistencia para enfrentar un cambio tan drástico, que los tomó por sorpresa y que implicó dejar sus pertenencias y sus amigos atrás.
Hay otros casos en donde los abuelos o bisabuelos fueron desplazados de la guerra, y ante una situación precaria económica y socialmente hablando, se vieron abocados a abandonar sus países de origen e irse a probar suerte a otro, dejando no solo su familia extensa (abuelos, padres, tíos, o primos), sino también su grupo de amigos, y hasta su cultura.

En ambas situaciones hijos, nietos, o bisnietos honran a sus ancestros y su dolor con dicha enfermedad.

Otra causa de la Diabetes:
Cuando una persona tiene diabetes en general el cuerpo le pide ¨dulce¨, sin embargo cuando lo consume, se extralimita y lo rechaza, ya que el páncreas no produce la insulina suficiente para digerir dicha glucosa.

En otro sentido, cuando nosotros decimos que una persona es ¨dulce¨, en general nos referimos a que es amorosa y tierna… así que uniendo lo fisiológico con el contenido emocional, podemos deducir de manera metafórica, que cuando el ¨cuerpo¨ de la persona con diabetes le pide dulce, en realidad lo que necesita es ternura, sin embargo cuando le dan la ternura y el amor, también llega a rechazarlo porque en su interior cree que no lo merece; ya que cuando estaba niño o niña le falto el amor y la ternura de su madre (En nuestra cultura la madre está en relación con lo afectivo), puede ser porque la madre no supo expresar su amor hacia el o la hija, o porque asumió su rol de madre causando dolor y sufrimiento (Una mamá muy papá, es decir muy fuerte y dura, que imponía la norma), ya que el órgano en relación con la Diabetes es el Páncreas, y este órgano en Descodificación Biológica está relacionado con el Padre. Sin embargo, cuando la función pancreática en conflicto es precisamente la insulina, que no realiza su proceso adecuado frente a la glucosa (la madre que nos aporta su ternura) entonces, hablamos de que es una mamá que es muy papá (normativa, exigente, dura, y que no sabe cómo expresar su amor y ternura. O que siendo amorosa también fue muy dura).

Tanto en el caso relacionado con la migración territorial, como en el inmediatamente anterior, el conflicto es con la madre: en el primero, hay que alejarse de la madre tierra, o de la madre patria, y en el segundo existe una distancia afectiva con la madre biológica.

Hay casos de Diabetes, en donde confluyen los dos conflictos.

En la medida, en que las personas con diabetes solucionan ambos conflictos, van mejorando su salud paulatinamente, permitiéndoles mantener el índice glicémico (IG), con una dieta balanceada; es decir, que se restablece el equilibrio.

Todos debemos tener en cuenta que la mejor manera de honrar a nuestros padres y ancestros no es repitiendo sus destinos (los accidentes, las enfermedades, los errores, los fracasos, la situación económica, etc), sino, SIENDO FELICES Y PERMANECIENDO CON VIDA …. ENTONCES DECIR , PONIENDO LUZ Y AMOR EN NUESTRA HISTORIA DE VIDA, PARA APORTAR A NUESTRAS VIDAS Y A NUESTROS DECENDIENTES SALUD Y BIENESTAR.

Decodificación: El cuello

CUELLO (en general)

El cuello es la parte del cuerpo que soporta la cabeza. Este nexo entre el cuerpo y la mente es también el puente que permite a la vida manifestarse, es la expresión viva, el que autoriza el movimiento más fundamental.

Representa la flexibilidad, la adaptabilidad y la dirección anticipada. Es multi – direccional y amplia mi visión exterior del universo. Lo puedo ver todo alrededor mío y, gracias a la flexibilidad de mi cuello, puedo mirar una situación bajo todos los ángulos (delante, atrás…).

Mi punto de vista se vuelve más objetivo. Un cuello en buena salud me permite tomar las mejores decisiones. Todo lo que da la vida pasa por el cuello: el aire, el agua, los alimentos, las circulaciones sanguínea y nerviosa.

Une la cabeza con el cuerpo y permite la libre expresión de sí, la palabra viva (voz) y el amor. El cuello separa pues lo abstracto de lo concreto, lo material de lo espiritual.

Es importante mantener mi cuello en buena salud porque me permite ver lo que me rodea con una menta abierta, dejando de lado cualquier forma de obstinación y estrechez mental (cuello rígido).

Ya que la garganta se sitúa en el nivel del cuello, si tengo dificultad en tragar mis emociones, si las “reprimo”, esto puede crear una tensión en el nivel de mi cuello en donde se halla el centro de energía de la comunicación.

Al corresponder el cuello a la concepción, también representa mi sentimiento de pertenencia, mi derecho de estar en esta tierra, dándome así un sentimiento de seguridad y de plenitud.

CUELLO – TORTICOLIS

El torticulis demuestra, entre otras cosas, que vivo inseguridad. Tengo resistencias en ver todas las facetas de situaciones que estoy viviendo. Mis músculos del cuello se contraen, mi cuello se pone rígido y no consigo girar la cabeza.

Mi inflexibilidad me impide apreciar la ayuda que desean traerme y que ayudaría a hacer evolucionar las cosas que me parecen difíciles. Prefiero mantener la cabeza derecha y asociar mi mal a un “enfriamiento”.

Tengo interés en tomar consciencia de que esta frialdad más bien afectó mi corazón, provocando así un bloqueo de energía. Puedo también intentar huir de una situación incómoda que me pide afirmarme y tomar posición.

También es importante que me pare para constatar en cuál dirección rechazo mirar o cuál es la cosa que me obstino en mirar, decir o hacer y que me “beneficia”… Si aceptase abrirme a un nuevo modo de ver las cosas o a nuevas ideas, mi vida sería quizás muy mejorada y mi tortícolis desaparecería.

¿Quizás haya una persona, una cosa o una situación que quisiera y que, al mismo tiempo, no quisiera mirar a causa de mi timidez, mi vergüenza o mi sentido moral que es muy fuerte? Si la rigidez impide que mi cabeza gire de izquierda a derecha, puedo preguntarme si sé a quién o a qué me niego a decir “no”.

Si al contrario, tengo dificultad para decir sí con mi cabeza, es quizás porque rechazo de entrada nuevas ideas. Mi cuerpo me dice de aceptar, ver y apreciar el instante presente y reconocer todas las nuevas cosas que forman parte de mi vida.

Jacques Martel

Decodificación: Garganta

GARGANTA (en general)
La garganta contiene cuerdas vocales (la laringe) y la faringe. Me permite expresar quien soy y me permite también intercambiar con personas que me rodean. La garganta está vinculada al centro de energía de la laringe también llamado chakra de la garganta (quinto chakra), centro de la creatividad, de la verdad y de la afirmación. Trabaja también en estrecha colaboración con el centro de energía sagrado o segundo chakra, el centro de la energía sexual, la sexualidad siendo un modo de comunicar con otra persona. Este centro de energía es importante para la afirmación del yo. También se dice: “El pensamiento crea, el verbo manifiesta.” Así, por la palabra, hago que mis pensamientos se materialicen en el mundo físico. Entonces, aunque pensamientos negativos puedan tener repercusiones en mi salud, palabras negativas podrán tenerlas aún más. Esto es verdad para el lado positivo también. Por lo tanto tengo ventaja en hablar de modo positivo, respetando así mi templo de carne que alberga mi parte divina. Cuanto más exprese la verdad por esta vía de comunicación, más podré intercambiar con mi entorno.

GARGANTA DOLORES
Con mi garganta, trago la realidad, ahí en donde tomo la vida por la respiración, el agua y el alimento. También es aquí donde libero mis sentimientos del corazón hasta la voz. Es el puente en doble dirección entre la cabeza y el cuerpo, el espíritu y el físico. Si me duele la garganta, puedo culpabilizarme por haber dicho ciertas palabras, o pensar que hubiese debido expresar algo. Es como si me auto – castigase por el dolor. Quizás ha llegado el momento de decir lo que estoy viviendo para liberarme de ello. También mi garganta puede inflamarse si inhibo la rabia y que esta emoción me suba a la garganta. Si no digo realmente lo que quiero decir o que existe un conflicto en mi expresión de mí- mismo, entonces mi garganta siente este rechazo. Al ser la garganta la expresión de la afirmación de mí – mismo, si tengo dificultad en afirmarme, puedo querer compensar esto volviéndome autoritario hacía mí – mismo y hacía los demás, lo cual limita mi energía en este plano. La infección en la garganta por la bacteria estreptococo es una de las formas de infección más frecuentes. Esto implica la irritación y retención de energía. La garganta representando también la concepción, la aceptación de la vida, si tengo dificultades al nivel de la garganta, puedo vivir un profundo conflicto en la aceptación de mi existencia. Teniendo dificultad para tragar, puedo preguntarme cuál persona o cuál situación tengo dificultad en tragar, o cuál realidad me siento obligado a tragar aun cuando esto no me convenga (quizás sea esto por ejemplo algo que esté en contra de mis principios). Entonces puedo intentar cortarme de la realidad física, queriendo quizás huir la obligación de afirmar quien soy, mis necesidades y por el mismo hecho, la de aportar cambios en mi vida. El chakra de la garganta y el chakra sexual están conectados muy directamente. Los dos tienen relación con la creatividad: el chakra de la garganta se refiere a la creatividad de mis pensamientos mientras que el chakra sexual se refiere a la creatividad en la materia. Así, ambos centros de energía tienen relación con la comunicación: por mi voz, comunico mis pensamientos y por mi sexualidad, comunico físicamente mis sentimientos. Así, si tengo problemas de garganta, es bueno que me pregunte lo que he de expresar sobre mí – mismo y debo investigar si vivo frustración en cuanto a mi sexualidad. Debo aprender que la felicidad y la libertad vienen de mi capacidad a expresarme en la Verdad, acercándome así cada vez más a mi esencia divina.

GARGANTA CARRASPERA
Tener carraspera en la garganta manifiesta muy a pesar mío que deseo expresar algo pero que lo guardo adentro mío. ¿Tengo miedo que se rían de mí, que me critiquen, que me rechacen, de estar incomprendido? Seguramente este miedo se relaciona con “mi sensibilidad” conscientemente o inconscientemente. Debo hacerme confianza y decir las cosas tales como son, siguiendo auténtico conmigo mismo; adquiriré así el respeto de los demás y de mí – mismo.

GARGANTA APRETADA
Tengo la garganta apretada cuando vivo ansiedad. Entonces me siento “cogido a la garganta”. Puedo sentirme inseguro pero debo hacer confianza a la vida. Aprendo a expresarme libremente y a superar mis miedos.

GARGANTA – FARINGITIS
La faringitis es mucho más conocida bajo la expresión dolor de garganta. Todas las emociones, los sentimientos o las energías que bloquean mi garganta deben entrar por la nariz o la boca. O también, vienen de las profundidades de mi ser interior y bloquean al nivel de la garganta. Frecuentemente son emociones o situaciones que vuelvo a tragar y que tengo dificultad en aceptar. Por lo tanto, siento (nariz) que algo va mal o que no absorbo (boca) una o varias energías que se presentan a mí. A veces, son las mismas emociones que se han ampliado después de un resfriado. Estas emociones me afectan más profundamente, más cerca de mi interior que un simple resfriado. He de analizar este sentimiento que se engancha y bloquea al nivel de la garganta para poder aceptarlo y dejarlo ir.

GARGANTA – LARINGE
La laringe es la parte de las vías aéreas superiores situada entre la traquea y la faringe. Una afección al nivel de la laringe se produce generalmente después de un suceso en el cual tuve “el soplo cortado”. Tenía tanto miedo “que ningún sonido podía salir de mi boca”. Estuve pillado por sorpresa y frecuentemente, me siento en peligro, al punto que tengo la sensación que mi vida está en peligro. Es importante que recuerde y vuelva a vivir en pensamiento este suceso que probablemente sucedió justo antes de que mi laringe esté afectada por la enfermedad. Así podré eliminar el traumatismo que se quedó “enganchado” en mi laringe y le permitirá curar.

GARGANTA – LARINGITIS
La laringitis es una inflamación de la laringe, acompañada de tos y ronquera. Esta infección está causada por la dificultad en expresarme por temor al ridículo, frecuentemente frente a la autoridad. Esto puede vincularse con el hecho de vivir rechazo por parte de los demás y si me afirmo, estar incomprendido por ellos. Reprimo rebelión, me siento ahogado. Cuando me callo en vez de expresarme por vergüenza, por temor o por culpabilidad, estos sentimientos que escondo por el silencio causan un bloqueo de energía que se traduce por una laringitis. Una gran resistencia entonces puede manifestarse cuando las emociones intentan luego expresarse. La laringe está inflamada y existe un alto nivel de energía emocional vinculada a la voz y a la expresión de sí. Mi creatividad intenta encontrar su propia afirmación: quiere ser libre de hablar y “vocalizar” hábilmente sus emociones. Debo aprender a decir las cosas, a expresar mis sentimientos, lo cual permitirá a esta energía circular libremente. Si, en mi personalidad presente, tengo dificultad en expresarme diciendo las cosas, entonces puedo expresarme escribiéndolas. Al estar la laringe vinculada al centro de energía de la garganta que es la comunicación, puedo comunicar mis sentimientos escribiéndolos, incluso si conservo estos escritos para mí. Esto permitirá una mejor comunicación conmigo – mismo.

Jacques Martel

Los tres factores para la curación

Toda persona que cursa una enfermedad debe tener en cuenta tres factores que lo ayudarán a curarse:

1- Autoridad: éste término deriva de autor, que es el que crea, el que hace progresar. Lo primero que pierde un ser humano enfermo es la autoridad. No solo sobre su cuerpo, ya que parte de su cuerpo se independiza de su voluntad y la enfermedad -no le obedece-, sino hasta en las más pequeñas decisiones sobre su vida (ya no puede hacer lo que quiere y si no hace lo que le dicen, su vida corre peligro). La probable curación se ofrece a un precio muy alto. La autoridad se pierde cada vez más hasta el extremo de ser considerado un niño que solo debe obedecer si quiere lograr sanarse. Recuperar la autoridad sobre sí mismo y sobre un supuesto saber que no admite cuestionamientos es algo que un sujeto enfermo (o que padezca una crisis en su vida) debe plantearse y que cualquier tratamiento debe proponerlo claramente.

2- Inclusión: este término significa poner una parte dentro de otra o contener una parte en el todo. En la enfermedad, la persona pierde la pertenencia a su grupo que ya no lo reconoce como una de sus partes. Se toma -licencia- y deja de ser quien era. Cae en una soledad que es propia de los exiliados. Puede estar acompañado de mucha gente pero ya no se siente uno de ellos. Tampoco se siente como sus iguales, los enfermos, ya que su dolor es único y no lo puede compartir. Estar enfermo es salirse de esa normativa que llamamos salud, pero estar gravemente enfermo es quedar excluido de esa normativa que llamamos sociedad. Los enfermos graves son excluidos de la sociedad (cáncer, sida, Althzeimer) con eufemismos tales como internación, curas de salud o aislamiento por bajas defensas.

3- Amor: deriva del latín -a- (fuera) y -mort- (muerte). Aquí nos limitaremos a referirnos a las dificultades que surgen en tratar a los enfermos con muestras de afecto, escucharlos y tomarse el tiempo suficiente para hablar de sus necesidades y preguntas. No es habitual que esto ocurra en los pacientes con diagnósticos graves. Nos referimos al trato dispensado por los médicos, quienes son la tabla de esperanza fundamental de estos pacientes. Los tratamientos médicos no deben ser un calvario agregado al paciente sino una fuente permanente de aliento y de estar comprometidos en la cura de la enfermedad.

Podemos decir entonces:

1- Nadie se cura sin autoridad.
2- Nadie se cura solo.
3- Nadie se cura sin amor.

Veamos algunas digresiones sobre estos tres factores.

Todos lo que han escrito sobre el papel del amor en la curación, han afirmado que es el factor más importante en la cura. No tenemos dudas sobre ello, pero es necesario aclarar que el concepto y la vivencia que cada uno tiene del amor son tan inherentes al proceso de la cura que es imposible recetar fórmulas magistrales. Hay personas que se han curado por una palabra y otras que se han enfermado casi por la misma palabra. De ahí que sea tan importante conocer la historia de esa persona y el estilo que ha tenido en tratar de resolver los problemas del amor. Porque el amor trae problemas y muchas veces de lo que se trata no es de tener o no tener amor sino de cómo sobrevivir ante tal presencia o tal ausencia. Es aquí que debemos entender que el amor sin la inclusión y la autoridad no es relevante como factor de curación. Ellos tres forman una unidad.

El sujeto enfermo puede rechazar el amor y lo vive como un problema cuando su inclusión a su grupo de pertenencia se ve amenazada. El llamado enfermo terminal queda excluido de cualquier referencia al -grupo de los vivos-. Ya no puede hacer proyectos ni tener identidad humana porque su muerte es una certeza para muchos. Esta es la manera en que los vivos tratan a los muertos; ya perdieron su oportunidad y no pertenecen más a los proyectos de la vida. Es la exclusión más espantosa que un ser humano puede vivir, ya que ni siquiera tiene pertenencia al grupo de los muertos. Son -desaparecidos-. Aquí el amor (fuera la muerte) está excluido y es habitual que se reaccione con franco rechazo frente a las muestras de afecto de aquellos que las proponen. (Hay un ejemplo muy provocativo en la película Pach Adams, sobre como el humor sí puede lo que no puede el amor)

Otras veces, la demostración de cariño es lo único que permite la inclusión de una persona y es la confirmación de una pertenencia que solo se percibe con tales muestras. Podríamos decir que ésta es una actitud femenina, al contrario de la anterior que sería típicamente masculina. Recordemos que el hombre vive la inclusión con un sentido dominante de -esto es mío y me pertenece-; la mujer lo hace con un sentido de identidad o de -aquí pertenezco-. Estos comportamientos dependen en realidad del carácter de cada sujeto y no se refiere a su elección sexual sino a su naturaleza masculina o femenina. Hay muchos hombres con conductas naturalmente femeninas y muchas mujeres con conductas naturalmente masculinas.

El amor y la inclusión generan una verdadera autoridad. Hellinger dice que tener autoridad es tener lo que el otro necesita. Se trata de crear un ámbito en donde el amor y la inclusión sean posibles. El progreso de tales conceptos necesita de la autoridad. El amor sin autoridad es sometimiento. La inclusión sin autoridad es obsecuencia.

Los tres factores deben estar unidos para curar y para curarse. La autoridad sin inclusión es anarquismo. La autoridad sin amor es autoritarismo.

El orden médico es un orden sin amor ni inclusión. La asepsia de la medicina no incluye ningún otro factor que no sea la autoridad y ésta ha demostrado ser ineficaz sin los otros dos factores.

El amor sin inclusión es aislamiento. La leucemización de la medicina nos convierte en glóbulos blancos inmaduros y tan ineficaces que se nos excluye y se nos resta autoridad.

La inclusión sin amor es masificación. Somos un ejército de elementos inmunes anárquicos y autoritarios. Las enfermedades autoinmunes son la expresión de la falta de unidad de los factores de curación.

Debemos entender que el sistema médico está incluido sin amor en el sistema de la autoridad mundial. Su masificación sirve a los intereses de la autoridad mundial y no como algún desprevenido pueda creer, a los intereses del sujeto enfermo o de la sociedad enferma. Esta creencia de la medicina occidental como la única medicina creíble ha generado reacciones de defensa de lo que nosotros llamamos cuerpo biológico, que son similares a las reacciones defensivas que se han creado ante la masificación de los gobiernos opresores de parte de lo que nosotros llamamos el cuerpo social. Las reacciones biológicas las venimos conociendo como cáncer, sida, enfermedades degenerativas. Las reacciones del cuerpo social las hemos conocido como terrorismo, drogadicción, economicismo inhumano.

Esto es necesario entenderlo. La medicina está incluida pero sin amor. Es por eso que la autoridad que surge de su visión del mundo es normativa pero no efectiva. Tal inefectividad surge de la ausencia de uno de los tres factores de la cura y de la masificación que presupone la inclusión sin amor.

Dr. Fernando Callejón