Es lo mismo curar que sanar ?

Muchas veces utilizamos las palabras curar y sanar con la misma intensión, pero existe una gran diferencia entre ambos conceptos.

La curación habla de la desaparición de los síntomas, patologías o enfermedades, está dirigida específicamente al cuerpo físico, a revertir o modificar una condición en el cuerpo. La Real Academia Española nos dice de la palabra curar: aplicar con éxito a un paciente los remedios correspondientes a la remisión de una lesión o dolencia.

Sanar es algo mucho más profundo, que involucra las emociones, la mente y el espíritu, refiere a un estado del ser. En el diccionario encontramos: Estado de gracia espiritual.

Una enfermedad, patología o conducta nos están indicando un desajuste en este estado interior, una gran incongruencia con nosotros mismos: pensamos una cosa, sentimos otra totalmente opuesta y hacemos todo lo contrario a las dos anteriores. Vivimos como grandes hipócritas sosteniendo una careta para que todos puedan ver, pero esto es un enorme despilfarro de energía vital que puede llegar a ponernos en peligro de muerte, esto es lo que realmente nos puede matar.

Pareciera que nos empecinamos en ir “contra la corriente”, vivimos la vida sufriendo, sometiéndonos a situaciones que nos dañan e insistimos por el mismo lugar y seguimos golpeándonos.

Alguien debe hacer algo !!! Y será el cerebro quien se ocupe de esto ejecutando un programa biológico de supervivencia o patología, generando un mensaje muy especial e importante de comprender para poder recobrar la congruencia, esa honestidad con nosotros mismos, la armonía.

Es por esto que la enfermedad es un enorme mensaje espiritual, un llamado a “reaccionar” tomando conciencia que necesitamos hacer algo por nosotros. La enfermedad nos da una gran oportunidad de sacudirnos: es obligatorio hacer cambios en nuestra vida.

Y mientras no nos ocupemos de ello, el mensaje será más intenso para que podamos “escuchar”, que es vital cambiar el camino que estábamos transitando ocupándonos de lo que realmente nos pasa interiormente.

Si no cambiamos nada de nuestra vida, todo seguirá igual y es justamente esto lo que necesitamos modificar, hacernos cargo del volante y cambiar, tomar un nuevo rumbo y abandonar el que nos hace infelices.

Cuando acompañamos a un consultante en Decodificación Biológica ayudamos a la persona a recorrer ese camino hacia la SANACION, comprendiendo qué nos está diciendo precisamente nuestro cuerpo, observando y escuchando ese llamado a gritos que nos estamos dando para recuperar la ruta que nos lleva nuevamente a la felicidad, a la paz interior, a la comprensión y de esta manera a evolucionar espiritualmente.

La persona que se permite esta fantástica y maravillosa aventura puede experimentar esa magia: la liberación de la carga inútil y el reencuentro con lo íntimo de uno mismo, la esencia. La Decodificación Biológica es una verdadera brújula para lograr ese momento cuántico, emocionante que nos maravilla cada vez que somos invitados a presenciar esa iluminación del ser.

Los testimonios de nuestros consultantes reflejan justamente ese proceso, del cual somos espectadores de honor, que llenan nuestro corazón de emoción ya que nosotros también sanamos y nos reencontramos vibrando en el verdadero AMOR.

Por todo esto no puedo dejar de decir GRACIAS a todos los consultantes que nos dan esta generosa oportunidad de presenciar cada día el milagro de la vida.

Abrazo del alma.

Fabián Garella

¿Podemos cambiar nuestra vida?

¿Podemos modificar las situaciones que vivimos? ¿Hay que resignarse al destino? ¿Existe la felicidad? ¿Qué podemos hacer?

A nadie tomará por sorpresa saber que vivimos en un mundo que pertenece a la dualidad. Existe el bien y el mal, la luz y la oscuridad, todo lo que encontremos en este plano tiene su contrapuesto. Permanentemente estamos eligiendo uno de ellos y rechazando su opuesto, pero los contrapuestos son extremos de la misma cosa y no podemos dividirlo.

Como si fuera una regla, en un extremo se ubica la luz y si recorremos la regla en sentido opuesto encontramos la oscuridad, pero AMBOS son necesarios para que exista la regla ya que si no tuviéramos oscuridad no veríamos la luz y viceversa.

Tomamos arbitrariamente un extremo a partir de nuestras creencias, educación, mandatos familiares o hábitos culturales, pero no quiere decir que el otro extremo deje de existir. Entonces vemos la vida a través de lo que hemos “aceptado” de la realidad y “renegamos” su opuesto.

Como escribió el pensador Español Ramón de Campoamor “Nada es verdad ni mentira, todo depende del color del cristal con que se mira”.

Cada uno de nosotros eligiendo la forma de ver la realidad, la estamos creando. Por ejemplo muchas veces escuchamos decir “qué día triste … está nublado”, la realidad es que el día nublado no es ni triste ni alegre, es el observador quien elije verlo de esa manera, seguramente otras personas encontrarán los días nublados fabulosos para hacer sus actividades. Sin duda quien lo ve triste, ese día va a sentirse triste porque él lo está creando así.

ESTE ES EL PODER MÁS IMPORTANTE QUE TENEMOS LOS SERES HUMANOS … DECIDIR !!!

Somos LIBRES de decidir cómo ver la realidad, pero olvidamos este poder que nos han dado. Si “cambiamos la forma de ver las cosas, las cosas cambian de forma”. Nos pasamos la vida creyendo que es nuestro karma, el destino o la mala suerte, vivimos sufriendo y afirmando que nunca podremos ser felices y adivina …. eso mismo estaremos creando.

Lo cierto es que en el universo todo tiende a la armonía y esta es otra realidad que dejamos pasar. Cuando miramos desde un cristal negativo y pesimista nos cerramos a ese poder natural creando desarmonía, enfermedad, ira, miedo, desdicha, soledad, angustia, etc.

Al elegir crear nuestra realidad con una mirada positiva, entonces le damos paso a este otro PODER infinito que se manifiesta en todo momento y “los problemas tienden siempre a resolverse SOLOS”. ¿Cómo dice? Sí, es así de simple.

Cuántas veces tenemos un inconveniente y nos esforzamos por encontrarle una salida sin poder hacerlo, nos empecinamos en lograr salir de la situación de una “determinada” manera (o forma de ver la realidad) y nos frustramos, nos desesperamos y sufrimos. Pero cuando nos relajamos frente al problema, cuando aparece otra cosa más importante y dejamos de “mirarlo” entonces se presenta la solución perfecta naturalmente justo por el lugar menos esperado.

Es como si nos tiráramos al río Paraná frente a la ciudad de Rosario y decidiéramos nadar para llegar a San Lorenzo en contra de la corriente. Seguramente nos agotaremos y estaremos en riesgo inminente de ahogarnos. En cambio si aceptamos esa realidad y nos dejamos flotar, cierto es que podremos llegar hasta el Uruguay, y aprender de una nueva realidad que nunca nos hubiéramos imaginado.

Los problemas no son entidades que van caminando por la vida, solo son una “forma de ver la realidad” que podemos cambiar si así lo decidimos.
Me podrá decir “pero como hago si estoy enfermo, o si no tengo qué comer, o no puedo siquiera cumplir mis compromisos” … continúa siendo sólo una manera de ver las cosas. Si estás enfermo tienes la maravillosa oportunidad de modificar tu vida de acuerdo a lo que tu cuerpo te está diciendo, si no tienes que comer seguramente es porque no te has permitido caminar por otro camino, si no puedes cumplir tus compromisos es el momento oportuno de cambiar la manera de hacer tus cosas. Claro está, para esto es necesario animarse a desterrar creencias, mandatos familiares, costumbres culturales, hábitos de pensamientos.

¿Por qué no puedes vivir de otra manera? ….. ¿Acaso no te lo mereces?

Este es nuestro mayor poder: DECIDIR CAMBIAR deliberadamente, y toda tu realidad cambiará mágicamente guiado por la armonía del universo. Tú siempre elijes como vivir, por cierto lo estuviste haciendo sin ser consciente de ello.

Elige sanar, elige vivir, elige ser feliz sabiendo que el universo estará siempre a tu favor y esa será tu realidad.

Abrazo del alma.

 

Fabián Garella
Terapeuta Decodificador Biológico
Consultor en Inteligencia Emocional
Facilitador de actitudes para ser feliz
www.fabiangarella.com.ar
(Artículo publicado en la revista El Sendero del Medio)

 

11/11/2011

Todos hemos atravesado algún momento en nuestras vidas a partir del cual realizamos un gran cambio de dirección. Tal vez haber conseguido un trabajo nuevo o haber quedado sin trabajo, una separación de una relación que llevaba muchos años o el encuentro con la persona que nos acompañará en la vida, la pérdida de un ser querido o el nacimiento de un hijo.

Cualquier situación de la vida ya sea de mucha alegria o tal vez de profundo dolor pueden ser catalizadores de una nueva forma de vivir. Pero solamente “pueden ser”, quiero decir, son una posibilidad. El simple hecho de atravesar una situación importante no garantiza que nos sirva como escalón para superarnos, crecer y vivir mejor.

En realidad lo que sucede cuando podemos utilizar esas situaciones para producir los grandes cambios de nuestra vida, es que nuestra conciencia necesitaba dar un paso, avanzar y crecer. Sucede que culminamos una etapa y es necesario que “algo” nos golpee para que sigamos adelante.

Las situaciones son verdaderos “empujones” del alma para que dejemos de desperdiciar más tiempo en esta maravillosa escuela de la vida y nos centremos en la lección: SER FELICES.

Pero cuando “despertamos” la conciencia, y comenzamos a comprender el funcionamiento de este juego de aprendizaje, cuando tomamos el mayor poder que poseemos los humanos que es el de DECIDIR libremente y que podemos aprender sin empujones, golpes o dolor, sino que somos libres de pasarla bien dando las lecciones que cada uno necesitamos, disfrutándo, riendo … entonces TODO cambia.

No es noticia que hace algunos años “algo” está cambiando en el mundo. Hoy es algo normal pasar por una plaza y ver gente meditando, haciendo yoga o Tai chi, o son cada vez mayores las posibilidades de realizar cursos sobre temas de desarrollo personal, crecimiento interior, de espiritualidad hasta saltando las barreras de las religiones !!!  Este mismo artículo leído 10 años atrás hubiese sido considerado “raro”, esotérico o simplemente de un “loco”.

Y hoy, 11/11/2011 es uno de esos días que vienen a corroborar que algo está cambiando, que muhos estamos cambiando. Una energía diferente se respira en el ambiente, un clima de alegría, de cambio. Algo nuevo se está gestando justo en este mismo momento y todos nosotros somos partícipes de este gran momento.

Cada quien podrá traducirlo según su óptica o conocimientos, será apertura de puertas dimensionales, la llegada de una energía nueva, el cambio de nuestros cuerpos físicos a otros más sutiles. Qué importa en realidad sino que ESTAMOS CAMBIANDO !!!

Y como antes decíamos, atravesar una circunstancia no es garantía para crecer y evolucionar. Depende exclusivamente de TI y en este preciso momento.

Aprovecha, despierta … estamos de fiesta … qué esperas !!!

Un enorme abrazo del alma.

Fabián Garella
11/11/11

Miércoles 3/08 en la radio

Hoy Miércoles 3/08 estoy en la radio FM Milenium (94.1)
en el programa “El Sendero del Medio” de 20 a 22 hs. (Arg)
Si querés escucharla por Internet: http://www.mileniumrosario.com.ar/

Y si querés participar llamá a la radio o por Facebook (El sendero del Medio) que con gusto responderemos.

Abrazo del alma !!!

Fecha próximo taller

Aprendiendo a Ser Feliz

Sábado 16/4/11

Horario: de 16 hs a 19,30 hs

Informes e inscripción en CAM: 0341-4475050

Para quienes están en busca de una nueva forma de vivir, para lo que trabajan por un despertar de conciencia, para aquellos que sienten la necesidad de un verdadero cambio y no encuentran el camino, NO TE PIERDAS ESTA OPORTUNIDAD.

Si deseas ver la temática: hacer click aquí

Vacantes limitadas.

Gracias por estar, un abrazo del alma.

¿Para qué hacemos lo que hacemos?

Hace algunos años asistí a un seminario de marketing y el instructor comenzaba su exposición con esta pegunta:
¿Para qué hacemos lo que hacemos todos los días?

Los asistentes ensayábamos diferentes respuestas: para desarrollarnos profesionalmente, para el crecimiento de nuestra empresa, para alcanzar las metas personales, etc. etc. Pero ninguna parecía satisfacer a aquel atrevido instructor que comenzaba una clase con una pregunta tan abierta.
Hasta que resolvió el enigma …. “para ganar dinero”.

Claro !!! eso era así, no era tan difícil pero nadie se había dado cuenta. A partir de allí la clase tuvo un rumbo claro y todos aprovechamos las técnicas y experiencias para alcanzar mejor aquello que buscábamos.

Con el transcurso del tiempo, nunca ovlidé aquella pregunta y su clara respuesta, pero a medida que experimentaba otras “materias” de la vida, aquella perdía fuerza cambiando el concepto que tenía tan claro.

Me volví a peguntar muchas veces para que hacía lo que vivía todos los días, y fueron apareciendo diferentes respuestas hasta que un día, sin ninguna duda, la esencia de aquella pregunta germinó dentro de mí.

PARA SER FELIZ !!!!

Para eso vivimos, para eso hacemos lo que hacemos todos los días. Y sí, era fácil la respuesta pero “no me daba cuenta” y a partir de allí mi vida tomó otro color, era claro cómo tenía que vivir y también que no era necesario lograr ningún objetivo, solo caminar en felicidad aquel sendero lleno de oportunidades para aprender que llamamos vida.

Abandona los objetivos, desapégate del materialismo, y vive la vida con felicidad … no sabes lo fabuloso que se siente.

Fabián Garella